Bienvenidos a esta locura mistica donde encontraremos poemas, amigos, rock, buena vibra, y una que otra cosa que se nos vaya ocurriendo. que disfruten su paseo por este lugar y esperamos su colaboracion. GRACIAS ETERNAS A TODOS LOS QUE COLABORAN Y FORMAN PARTE DE ESTE GRAN SUEÑO QUE YA ES UNA REALIDAD LLAMADO UNIVERSIDAD DEL INFIERNO. Y TAMBIEN GRACIAS A ROCKURMEX.
¿PORQUE UNIVERSIDAD DEL INFIERNO?

Simple. Desde siempre la sociedad ha menospreciado a los rockeros por su forma de vestir y de ser,y los fanaticos religiosos nos condenan al fuego eterno por el simple hecho de no ser como ellos. El nombre es un chiste, una comedia, una burla a las mentes adoctrinadas que todavia piensan que rock es sinonimo de malo. LA UNIVERSIDAD DEL INFIERNO ES UN ESPACIO DONDE CONVERGE EL ROCK, LA CULTURA Y EL MUNDO DESDE NUESTRA PERPECTIVA. ES UN ESPACIO PARA MENTES INQUIETAS Y BIEN ROCKANROLERAS.

miércoles, 10 de marzo de 2010


María Asúnsolo









"María, musa de los espejos" y
"La Dama Inmarcesible"
Figura enigmática tuvo tres diferentes edades y dos nacionalidades


Ante su angelical presencia, Ermilo Abreu Gómez escribió: “La huella de su sombra ondula en la claridad del viento. Un día desaparecerá como desaparece la neblina en el caracol de la brisa; cuando esto suceda habrá un lucero más en el cielo y un pétalo menos en todas las rosas”.

"Hay mujeres bellas en cada época... nada más que María Asúnsolo marcó una época." Así termina la evocación del muralista José Chávez Morado quien, con los ojos cerrados, acude a la memoria
Tan bella, sensible y discreta... No era una mujer de personalidad avasalladora, sino más bien dulce, de voz suave y queda, muy afectuosa, y fascinados por su belleza y su don de gentes, la rodeábamos.
Sobre ella dicen: "La Diva". Pero yo creo que las divas son las actrices o cantantes. Yo más bien puedo decir que ella era una musa que inspiraba. Su amistad y su belleza física era lo que nos inspiraba y nos daba agrado y placer verla, nada más, platicar con ella.
Además que andaba siempre como la dibujamos y la pintamos: con su vestidito sencillo, sin nada abajo, y con sus pies descalzos, fuertes. Y sí, la sencillez de una estatua griega.
Musa de pintores, escritores, músicos y otros personajes de la cultura del siglo XX, fue la dama más retratada y pintada durante todo el siglo pasado, por los más grandes maestros. Inspiración para artistas como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, María Izquierdo, Juan Soriano y Raúl Anguiano, entre otros, quienes inmortalizaron su belleza en el lienzo.
Mujer tan sui generis, que importantes plumas como Fernando Benítez, Pablo Neruda y Rafael Alberti -ambos Nobel de Literatura 1971 y 1988, respectivamente-, le dedicaron poemas y parte de su prosa.

Gran modelo de la plástica mexicana de la primera mitad del siglo XX, Era de una belleza caucásica muy natural y sumamente sensual, inclusive provocativa, posaba y vestía con ropas sugerentes y reveladoras de sus magnificas formas, cuestión que la hacia estar rodeada de pretendientes y allegarse de personajes de la sociedad mexicana. Era una persona hospitalaria, luchadora, caritativa, creativa, de inteligencia aguda, muy conciente de su belleza y congruente con la realidad. Maria Asúnsolo era una dama de modales finos, bella, blanca, “con carne de gardenia” de voz suave y moderada, en su tiempo fue considerada “la undécima musa mexicana”.

Raúl Anguiano la declaró “la belleza del siglo XX” y la pintó. Lola Álvarez Bravo la recordaba como “amable y bondadosa” y Elena Poniatowska la designó una de las “mujeres mágicas por su talento y su belleza”. Juan Soriano, que la llamaba su hermana, también le hizo un retrato y Carlos Jiménez Mabarak compuso en su honor Sala de Retratos No.2, María Asúnsolo.
María Asúnsolo, nacida en Chilpancingo, (se dice que nació en San Luis Missouri Estados Unidos, pero en su testamento asentó que nació en Chilpancingo Guerrero) de padre mexicano y madre fracocoanadiense fue una activa militante antifascista en los años 30 y 40 del siglo XX, durante los cuales participó en actividades en favor de la República Española y los países democráticos agredidos por el Eje formado Alemania, Italia y Japón. También realizó campañas contra la discriminación racial y en favor de los desvalidos. quedo huérfana de padre durante la lucha revolucionara siendo aliado de los zapatistas, cuando ella era muy niña, así que la madre la llevó consigo a los E. U. donde recibió prácticamente toda la educación escolar que tuvo, hasta High School, a su regreso cerca de 1924, se casó con Agustín Diener un comerciante próspero que tenia entre otros negocios una joyería de mucho prestigio, de esta unión nació su único hijo, objeto de secuestros y disputas después de separarse por no haberse sentido satisfecha en ese matrimonio, tuvo un episodio amoroso muy controvertido con Sequeiros, quien entre sus muchos admiradores, se enamoró profundamente de ella, de ahí que es el primer pintor que le hiciera dos retratos, María Asúnsolo niña y bajando de la escalera en 1935.
Asúnsolo estuvo casada en primeras nupcias con Agustín Diener, con quien procreó un hijo, Agustín Manuel Diener Asúnsolo. Años después contrajo matrimonio con Dan Breen, y por último con Mario Colín Sánchez, sin tener hijos. Sus tres esposos y Agustín Manuel murieron antes que ella.

Al establecer contacto con otros artistas María decidió montar una galería de arte: GAMA, que de manera desordenada, ya que no existían archivos, pero eficiente, le permitía vivir y proporcionar medios económicos a los pintores que manejaba.

Entre los artistas plásticos que la retrataron están Manuel Álvarez Bravo, Juan Soriano, Maria Izquierdo, Diego Rivera, Antonio Ruiz el Corcito, Federico Cantú, y Gisele Freund, y entre los escritores que le dedicaron sus letras estuvieron Rodolfo Usigli. José Bergamin. Pablo Neruda, Rómulo Gallegos y Emilio Abreu Gómez. En 1944 José María Velasco Maidana, músico Boliviano fundador de la Orquesta Sinfónica de la Paz le dedicó una sinfonía que lleva su nombre, obra que fue interpretada en Alemania y en Nueva York para su estreno. María era muy amiga de Manuel Rodríguez Lozano a quien visitaba continuamente en prisión cuando fue acusado injustamente de robo a causa de la desaparición de obras del renacimiento flamenco de la Escuela de San Carlos, de donde era director. Siempre tuvo la alegría de compartir y de promover a los artistas. Llevando exposiciones suyas fuera de México, a la Habana y en el interior de la Republica, donde era admirada debido a sus apariciones en la prensa. Por su simpatía con Sequeiros en reiteradas ocasiones se le acuso por medio de la prensa de pertenecer al movimiento comunista, no obstante ella nunca participó activamente en él, contaba con la defensa incondicional de sus amigos y admiradores, como fue el caso de César Martino. Tuvo relaciones con casi toda la esfera intelectual del momento, y a diferencia de Lupe Marín, ella fue su “Antagónico”.

María Asúnsolo fue una prominente mecenas de las artes y miembro de una familia que incluía al escultor Ignacio Asúnsolo y a la actriz Dolores de Río. En las décadas de los treinta y cuarenta, su departamento de la avenida Reforma sirvió como galería de arte para promover la obra de sus amigos, incluyendo a María Izquierdo. Al parecer, la administró de manera muy informal, como observó una vez un visitante, ya que debido a la falta de espacio, almacenaba en la tina del baño varias obras de Izquierdo, Orozco, Rivera y Siqueiros. Asúnsolo encargó numerosos retratos a los artistas importantes de su época, que ahora se encuentran en su mayoría en el Museo Nacional de Arte. Izquierdo la pintó al menos tres veces, incluyendo esta imagen vibrante y honesta. Los críticos del momento se sorprendieron con estos retratos de Izquierdo, tal vez por su gran diferencia de las visiones explícitamente eróticas de Asúnsolo que aparecen en los retratos de ella por Siqueiros, Juan Soriano y Raúl Anguiano, donde destacan los contornos de su cuerpo y su personal glamour mundano. En vez de esto, este retrato de Izquierdo ofrece un testimonio sencillo y afectuoso de la estrecha amistad entre las dos mujeres. Colocada contra un cálido fondo terracota, Asúnsolo lleva una blusa roja de campesina adornada con encaje blanco y un listón negro; su collar de plata y coral es idéntico al que acostumbraba usar Izquierdo y que ella lucía en otros cuadros. Atípicamente, esta obra se parece mucho al estilo de la artista en sus propios autorretratos, a los que imprime una clara atmósfera de afecto y familiaridad. Asúnsolo no fue sólo la mecenas de Izquierdo sino una amiga leal cuando a finales de los años cuarenta la artista pasó por graves problemas. Firmó peticiones en defensa de Izquierdo tras la cancelación de su proyecto mural en 1945 y ayudó a organizar una subasta de su obra para recaudar fondos después de que la pintora sufrió una embolia en 1948.

En su testamento, que escrituró ante la Notaría 2 de la Ciudad de México el 28 de octubre de 1994, acentúa las dudas. María Asúnsolo se declaró de "nacionalidad mexicana por nacimiento", originaria de Chilpancingo, Guerrero, soltera, de 87 años de edad, hija de Manuel Asúnsolo y María Morand Pitre, dedicada al hogar. De ser ciertos estos datos, Asúnsolo murió a los 92 años de edad.

El acta de defunción 520 de la Oficialía del Registro Civil del ayuntamiento de esta capital refiere que Asúnsolo Morand falleció a las 22:20 horas del 25 de febrero de 1999 a los 94 años de edad. El doctor José Moreno Villanueva aseguró que la artista era de nacionalidad mexicana, estado civil "viuda" aunque en el documento se dice que su cónyuge era Mario Colín..

Tan destacada señora donó a la Nación su extraordinaria colección de pinturas, dibujos, bocetos, fotos y esculturas, que resguarda el Museo Nacional de Arte.

La mecenas María Asúnsolo ocupa un lugar destacado en Materia y sentido.

Después de María hubo gente que paralelamente, con muy buena sensibilidad y ojo, se interesó por el muralismo y la pintura. En 1922 se le da apoyo al muralismo, cuando José Vasconcelos era secretario de Educación Pública; era director de la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo el ingeniero Marte R.. Gómez. Fue de los primeros coleccionistas de arte mexicano y el que encomendó a Diego para pintar en Chapingo. Influyó en otros dos ingenieros agrónomos: en Morillo Zarza y en Pascual Gutiérrez Roldán, que fueron importantísimos coleccionistas



2 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por el reportaje de maria asunsolo, estan en lo cierto , me fue de gran utilidad y los felicito mucho por este espacio.

Anónimo dijo...

Genial reportaje de está mujer de quien pocos sabiamos. Felicidades.